Los paleontólogos han descubierto un nuevo dinosaurio enorme con “cara de bulldog”

El dinosaurio carnívoro abelisáurido, aún sin nombre, recorrió la Tierra hace unos 98 millones de años.

Un equipo de paleontólogos egipcios y estadounidenses ha descubierto un dinosaurio con una cara que sólo una madre podría amar. Según los científicos, el dinosaurio recién descubierto tenía una cara aplastada, parecida a la de un bulldog, un cuerpo enorme y unos brazos diminutos, parecidos a los del T. rex.

Los paleontólogos del Centro de Paleontología de Vertebrados de la Universidad de Mansoura (MUVP), en Egipto, y de la Universidad de Ohio, en Estados Unidos, dieron por primera vez con un indicio de la nueva especie en 2016, cuando descubrieron un hueso de vértebra en la Formación Bahariya de Egipto, en el desierto del Sahara. Inmediatamente, identificaron el hueso como perteneciente a un dinosaurio abelisáurido.

“He examinado esqueletos de abelisáuridos desde la Patagonia hasta Madagascar”, dijo Patrick O’Connor, de la Universidad de Ohio, al Daily Mail. “Mi primer vistazo a este espécimen a partir de fotos de campo no dejó ninguna duda sobre su identidad. Los huesos del cuello de los abelisáuridos son tan distintivos”.

Según Live Science, los dinosaurios abelisáuridos vivieron durante el periodo Cretácico, entre 145 y 66 millones de años atrás, caminaban sobre dos patas y comían carne. Muchos de ellos tenían la cara aplastada, como el dinosaurio que se acaba de descubrir en Egipto, así como brazos diminutos como los del T. rex.

Pero este dinosaurio, al que los paleontólogos aún no han puesto nombre y que vivió hace unos 98 millones de años, probablemente no aterrorizaba a sus parientes.

“Estamos seguros en un 99% de que, a diferencia de algunos de sus parientes de otras épocas y lugares, este abelisáurido en particular no estaba en la cima de su cadena alimentaria”, dijo a Live Science Matthew Lamanna, paleontólogo del Museo Carnegie de Historia Natural, que ayudó a descubrir el dinosaurio.

IMG

Aunque el dinosaurio recién descubierto medía probablemente entre 4 y 5 metros de largo, habría quedado empequeñecido por otros dinosaurios de su época. Esto se debe a que la Formación Bahariya, donde los paleontólogos encontraron su hueso, fue una vez el hogar de monstruosos dinosaurios como Carcharodontosaurus, Bahariasaurus y Spinosaurus.

“Durante la mitad del Cretácico, el Oasis de Bahariya habría sido uno de los lugares más aterradores del planeta”, dijo al Daily Mail Belal Salem, quien dirigió el estudio sobre el nuevo dinosaurio.

“Cómo todos estos enormes depredadores lograron coexistir sigue siendo un misterio, aunque probablemente esté relacionado con que hayan comido cosas diferentes, que se hayan adaptado a cazar presas diferentes”.

Matthew Lamanna le secundó, diciendo a Live Science: “Cómo este entorno de 98 millones de años de antigüedad logró mantener no uno sino cuatro dinosaurios depredadores masivos sigue siendo un rompecabezas”.

IMG

De hecho, los paleontólogos esperan seguir explorando la Formación Bahariya para comprender mejor cómo vivía el dinosaurio con cara de Perro que encontraron, así como sus vecinos. La zona ofrecía una gran cantidad de fósiles de dinosaurios a principios del siglo XX, pero, según el Daily Mail, muchos de ellos fueron destruidos durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

“El oasis de Bahariya ha adquirido un estatus casi legendario entre los paleontólogos por haber producido los primeros fósiles conocidos de algunos de los dinosaurios más asombrosos del mundo”, declaró Lamanna al Daily Mail, y añadió: “Pero durante más de tres cuartos de siglo, esos fósiles sólo han existido como imágenes en libros antiguos”.

Él y los demás esperan seguir rastreando la zona en busca de huesos de dinosaurio.